Feria de Primavera - Agrogant - Expomaq -

Inicio:
Finalización:

Feria de Primavera - AGROGANT -

Antequera es de los pocos pueblos que desde antaño cuenta con dos ferias en su lista de fiestas, pero no por ello pone más énfasis en una que en otra, sino que intenta mantener el carácter particular de cada una de ellas. Además hay que tener en cuenta que las dos ferias de la ciudad están consideradas “Fiestas de Interés Turístico Nacional”.


Hablar de la Feria de Mayo o Feria de Primavera supone hablar de AGROGANT, es decir, de la Feria Agrícola y Ganadera de Antequera, que aglutina una serie de eventos de muy diversa índole entre los que destacan la feria agroalimentaria Sabor a Málaga, los concursos de Subasta Nacional de la Cabra Malagueña y de Producción Lechera de la Raza Caprina Malagueña, Jornadas Técnicas Agroganaderas y Caprinas, el Concurso de paso a caballo “Manuel Martín Conejo”, además de otras actividades de promoción turística de la ciudad.


La Feria de Mayo fue creada en 1855 con el fin de multiplicar las transacciones mercantiles y de impulsar la actividad industrial y agrícola de la ciudad. Con el paso del tiempo fue perdiendo ese carácter y empezó a dedicarse casi exclusivamente a la compra-venta de ganado y de maquinaria agrícola, y acentuaron los aspectos lúdicos y de expansión social.

 

EXPOMAQ

La feria de maquinaria EXPOMAQ se emplaza recinto ferial y tiene un carácter bianual concentrando a numerosos expositores que exhiben las últimas novedades del sector a profesionales y visitantes.

Historia de la Feria de Primavera

Edicto Anunciador Primera Feria de Mayo 1855
Edicto Anunciador Primera Feria de Mayo 1855

La feria de Primavera, viene a nacer en el primer quinquenio de la segunda mitad de este siglo, y prácticamente casi sin querer, me explico. En 1854, por una serie de circunstancias, que ahora no vienen al caso, no se llegó a celebrar la tradicional y centenaria Real Feria de Agosto, el Cabildo municipal, tratando de evitar un perjuicio económico a los tratantes de ganado y comerciantes que acudían anualmente a este acontecimiento, solicitó autorización al Gobernador provincial, a fin de que autorizase a la ciudad para poder celebrar la feria ocasionalmente en otra fecha.

La autorización favorable llega meses después y es recogida en el Cabildo Pleno Ordinario celebrado el 14 de mayo de 1855:

“Se leyó un oficio del Sr. Gobernador de la Provincia fecha 9 del actual, concediendo la autorización solicitada para celebrar en el mismo la feria que dejó de tener efecto en el de Agosto del año último, previniendo se procure no causar perjuicio a otras que en la Provincia vayan a celebrarse en su época natural. Y el Ayuntamiento quedó enterado, así como en la designación de los días 27, 28 y 29 de este mes...”.

El mercado de ganado, se trata desde su origen de una feria netamente agrícola, se establece, en los aledaños del Cerro de la Vera Cruz, en la Puerta de Granada y en la haza conocida como la Cantera del Matadero, todos estos terrenos como vemos se encuentran muy próximos, y suponían una extensión para el mercado enorme, se deba la circunstancia además de que estos terrenos, eran adecuados a este fin al contar con el aguadero del Sotillo para abrevar el ganado en la inmediaciones. Esta feria fue declarada libre de todo derecho o arbitrio municipal.

Mucha aceptación popular debió de contar la celebración de esta feria extraordinaria en el mes de mayo, ya que al año siguiente en 1856, recogemos el siguiente acuerdo en el pleno celebrado el jueves día 3 de abril:
“El sr. Presidente manifestó lo conveniente que sería la celebración de una feria anual en esta Ciudad en todo el mes de Mayo próximo, sin perjuicio de la que se verifica desde muy antiguo en el de Agosto siguiente, como se comprueba por los buenos resultados que produjo la que por circunstancias extraordinarias tuvo lugar el año anterior en dicha época, aumentando las transacciones y dando vida al comercio a la industria y a la agricultura, fuente de la riqueza pública, por cuya razón considerando el principal deber de la municipalidad promover de todos modos el bien de sus administrados proponía se hiciesen desde luego las gestiones necesarias a la consecución de tan interesante objeto”.

Como vemos en este bello texto, la exposición de motivos alegados para instaurar esta feria, son hoy día si cabe tanto o más actual. El pleno acuerda crear una Comisión que estudie la propuesta del entonces alcalde constitucional don Francisco Joaquín de Aguilar.

La Comisión emite su dictamen en Cabildo pleno ordinario de 10 de abril del referido año, en los siguientes términos:

“Excmo. Sr. La Comisión que suscribe encargada por V.E. para dar su informe sobre el establecimiento de una feria extraordinaria en esta Ciudad, además de la ordinaria que se celebra en el mes de Agosto de cada año, ha meditado sobre la conveniencia de la misma y el sitio más a propósito para establecer y desde luego es de opinión que atendiendo al buen resultado que produjo la que tuvo efecto en el año próximo pasado en beneficio de este vecindario y de los tratantes que acudieron a ella cuyos ganados fueron vendidos con estima y prontitud, debe solicitarse del sr. Gobernador de esta Provincia la aprobación de la indicada feria perpetuamente y sin perjuicio de la del mes de Agosto, señalándose los días 31 de mayo 1 y 2 de junio de cada año, mediante a que no se perjudica a ningún pueble de la Provincia, pues que las que hay más inmediatas a los referidos días son las de Ronda y Marbella, que la primera tiene efecto en los días 20 al 22 de mayo y la segunda en el 28 del mismo, sin que tan poco haya ninguna otra en los pueblos inmediatos a esta provincia en los días marcados.”
La autorización llega unos días después, previamente el Ayuntamiento, ya había previsto en el pleno anterior, la ubicación de la feria, la cual se establecería en el Cerro de la Vera Cruz y Cañada de la Pólvora, por no estar sembraos estos terrenos y tener cerca la fuente del Piojo, con agua suficiente para el ganado. Además se acuerda que las “casillas” o puestos de venta de efectos se instalaran en la Cruz Blanca y Calle Lucena, hasta la esquina del Convento de Madre de Dios, y las buñoleras y puestos de bebidas en la lonja del convento de la Trinidad, al ser estos sitios inmediatos al mercado.

Tras más de 150 años hoy día aún se sigue celebrando esta feria ya tradicional, ya de siempre, con el mismo espíritu y fines que le inspirara su creador el alcalde constitucional don Francisco Joaquín de Aguilar.

De ese ayer lejano de mayo de 1855 a la realidad de hoy, muchos y profundos cambios se han producido, el sentido de feria como mercado de trueque ha variado la necesidad de establecer algunos días al año para adquirir determinados bienes de consumo, el cambio de mentalidad y la reestructuración del sistema comercial no solo en el ámbito local sino también regional, obligaran a modificar el fin fundamental de estas ferias para así poder mantenerlas, en el caso de la feria de Antequera, la tendencia fue a transformarse en una feria agrícola ganadera, que se mantendrá con este fuerte carácter hasta casi finales de ese siglo XIX, adquiriendo en los albores del siglo XX, un carácter más lúdico, organizándose por parte del Ayuntamiento bailes, fuegos de artificio, y decorándose profusamente el espacio donde se ubicaban las casetas y puestos de venta.

Coincidiendo con la entrada del nuevo siglo, la Feria de Mayo, la Feria de Primavera, vuelve casi a sus orígenes, apostando fuertemente por la atracción de la muestra agroganadera y alimentaria, en lo que ha venido a denominarse AGROGANT.